10 maneras de hacer tus platos más sanos

 

¿Quieres cocinar una versión más saludable de tus recetas favoritas sin perder el sabor? Siempre hay forma de hacer un plato más saludable, añadiéndole o restándole ingredientes, o sustituyendo por otro parecido pero más saludable, como las recetas que nos proponen en gazpachoandaluz.top.

Por eso, hoy proponemos 10 sugerencias que te ayudarán a adaptar tus recetas favoritas para reducir las grasas, bajar las calorías, el azúcar, la sal y aumentar la fibra sin necesidad de cambiar radicalmente tu dieta normal.

Reducir las grasas

Si tienes que cocinar algo en una sartén, utiliza siempre una que sea antiadherente y fríe sin aceite (por ejemplo, la carne picada). Eliminando este aceite, puedes rebajar hasta 45 calorías por cucharadita en la comida.

Si ves que se está quedando seca, no añadas aceite, sino un poco de agua. Si tienes que utilizar obligatoriamente aceite, usa aceite de oliva virgen extra.

Reducir la sal

La mayoría de las recetas indican que hay que añadir sal, pero esa sal se puede sustituir por especias, hierbas aromáticas, u otro condimento (jugo de limón, vinagre o mostaza). Hay que condimentar las comidas después de probarlas, no antes. Así será más probable que le añadas menos sal.

Reducir el azúcar

Reduce la cantidad de azúcar en tus postres caseros, la mayoría de las recetas funcionan con hasta la mitad del azúcar que se menciona en los ingredientes. Las tartas de frutas se pueden hacer sin añadir azúcar, pues las propias frutas proporcionan ya dulzor.

Aumentar la fibra

Utilizar arroz, pastas y panes integrales te ayudará a aumentar el contenido de fibra en tus platos, y esto te ayudará a sentirte lleno durante más tiempo. En vez de usar harina refinada, utiliza una mezcla de harina integral o harina de avena.

Sopas y guisos

Al hacer un caldo o guiso, deja que enfríe completamente para que te sea más sencillo retirar la capa de grasa que se ha acumulado en la superficie. También puedes sustituir las carnes grasas que se añaden a los guisos por verduras y arroz. Así, además de ahorrar calorías, también añadirás un plus de fibra.

Salsas

Reemplaza la nata, la leche entera y la crema agria por leche semidesnatada y desnatada o yogur bajo de grasa. Los yogures bajos en grasa pueden sustituir a los postres lácteos o al yogur griego.

Quesos

Los quesos fuertemente aromatizados como el cheddar o el queso azul son perfectos para los platos salados, pues puedes utilizar menos cantidad y conservar todo el sabor. Si no te gusta el sabor fuerte de estos quesos, utiliza alternativas bajas en grasa de tus quesos favoritos. Ralla el queso en lugar de cortarlo, pues se repartirá por el plato más fácilmente y se puede utilizar menos cantidad. Reemplaza el queso cremoso por queso cremoso light.

Mayonesa

Reemplaza la mayonesa en ensaladas por yogur natural o bajo grasa o queso fresco. Mejor aún, trata de usar aderezos como una vinagreta simple.

Carne

Retira la grasa que recubre la carne y la piel antes de cocinarlo. utiliza formas de cocción saludables, como a la plancha, al horno o cocido, en vez de freírlo. Al asar la carne en una barbacoa, coloca la carne en una parrilla para que la grasa gotee hacia abajo.

 
 
     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IX Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria

Presentación

Comités

Abstracts

Programa

Secretaría Técnica

 


Teléfono: 91.662.46.50
     
 
 
© SENC2012.com