La nutrición en la infancia

 

La nutrición infantil abarca las necesidades nutricionales de niños sanos de entre 2 y 11 años, puesto que los niños menores de 2 años y los mayores de 11 tienen preocupaciones y requerimientos nutricionales únicos.

Una alimentación adecuada debe proporcionar suficientes nutrientes esenciales, fibra y energía, para mantener un crecimiento adecuado, llegar a un máximo desarrollo cognitivo y tener buena salud.

Debe haber un equilibrio entre los alimentos que se consumen, de tal forma que haya alimentos ricos en todos los nutrientes esenciales para que no haya deficiencia de ninguno.

La alimentación de los niños debe aportar suficientes calorías, pero tampoco ha de pasarse para que pueda haber un crecimiento y desarrollo, al tiempo que se evita el sobrepeso. Esto se puede lograr gracias a alimentos con una alta densidad de nutrientes en proporción a su aporte calórico.

Unos hábitos saludables en la infancia, previenen la desnutrición crónica y el retardo del crecimiento, así como problemas de nutrición infantil aguda, como la anemia ferropénica y la caries. Una dieta infantil saludable también debe ayudar a prevenir la obesidad y enfermedades relacionadas con el peso, como la diabetes.

Cereales

Al menos la mitad de los cereales que un niño consume al día deben ser integrales, como la avena y los productos integrales 100%, y la cantidad debe aumentar gradualmente de 2 a 5 años.

Esto es beneficioso porque agrega fibra a la dieta, ayudando a controlar el peso del niño. Los cereales refinados (pan blanco, pasta y arroz blanco), pueden utilizarse en cantidades reducidas.

Productos lácteos

Todos los niños deben tomar al menos un producto lácteo al día, bien sea leche, yogures o quesos. No se contarían las natillas, y demás postres lácteos azucarados. Lo mejor es que sea entero y sin azúcares añadidos.

Frutas

El objetivo es de 1–2 porciones de frutas al día. No se incluyen los zumos de frutas, pero si las frutas frescas, congeladas y enlatadas.

Verduras

La cantidad recomendad son 3 raciones de verduras al día. Selecciona mejor las verduras de color verde oscuro, naranja, verduras con almidón y otras hortalizas varias veces por semana. Mejor si son frescas que cocinadas.

Proteína magra, legumbres, semillas, alternativas a la carne

Se recomiendan 4 gramos de proteína por cada kilo que pesa el niño. Esto puede ser en forma de proteína magra cocida o pescado, nueces, semillas, huevos o leguminosas y productos de soja. Los niños también deben comer fuentes de proteína magra que incluya pescado no frito en su dieta de manera regular.

 
 
     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IX Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria

Presentación

Comités

Abstracts

Programa

Secretaría Técnica

 


Teléfono: 91.662.46.50
     
 
 
© SENC2012.com